Más de algunos ya lo han probado exitosamente y otros han caído en el intento. Cuando no estás manejando maquinaria pesada, piloteando un avión o cualquier actividad riesgosa para ti o para el resto, a veces aparecen momentos ideales para cambiar un poco la percepción de lo que está sucediendo.

Dependiendo de cual sea el tipo de que desarrolles y tu control sobre la “volada” existirán diferentes formas para estar volado y pasar inadvertido.

LAS TÉCNICAS

El Desayhumo

Una elevada forma de empezar el día.

Una buena forma de estar arriba y pasar desapercibido es llegar volado del hogar. Fumas algo antes de partir y puedes disfrutar de una mañana muy relajada sobre todo si sabes que ese día o el jefe anda de viaje o simplemente el día ameritaba un buen DesayHumo. El riesgo es que al llegar volado puede ocurrir algo inesperado y es posible que hubieses preferido estar sobrio para reaccionar.

 

 

La Marivuelta

Siempre hay momentos para salir del trabajo a dar una vuelta para despejar la mente o buscar algo y así aprovechar el paseo con buenos humos. Para esta instancia se requiere tener el cigarrillo de armado previamente para no perder tiempo enrolando en el momento. Debemos conseguir un envase que sea hermético y no deje salir el aroma de nuestra dulce Hierba y tener fuego a disposición. Verás como el resto de la jornada pasa “volando”.

 

Ganjah Comestible

Una buena técnica es comer y volar. Unas galletas, un brownie o tu preparación cannábica favorita funcionan para ser indetectable. Lo ideal es que hayas probado antes como te pega esa merienda mágica y así conozcas los que te provocará.

Vaporizando

Una terraza puede hacer el truco. Esconder el olor a la Macoña es lo principal, nuevamente necesitamos algún envase que contenga el perfume de tus cogollos y luego saber el momento en que nadie te interrumpirá mientras te elevas por los montes de Zion y vuelves a trabajar pero sobre nubes.

Viajando con Weed

Si tu trabajo te hace viajar, es más fácil buscar un momento de tranquilidad para volar. El transporte de la Weed es la dificultad en este caso. Camuflar el olor y encontrar la forma más secreta en que puedas llevar contigo la preciada Hierba es definitivamente un riesgo que si logras superar, hará del viaje algo especial.

 

Lo que debes considerar

Es bueno tener gotas para ocultar el rojo del ojo que nos produce la Weed. Las gafas en lugares públicos es una buena manera de convivir en la Tierra cuando nuestra mente está en Saturno. Unas mentas o chicles pueden ocultar el aliento fumeta, algo de perfume también puede ayudar.

Las Excusas:

Lo mejor es tratar de interactuar lo menos posible pero alguien en el trabajo se puede extrañar de tu repentino cambio de actitud y sospecha que algo en ti es poco usual, en esos casos lo mejor es salir del paso con alguna mentira blanca que disipe las dudas:

  • Estuve en la piscina. El culpable de tus ojos rojos es el cloro y el relajo de tu cuerpo es por la sesión de natación que tuviste, todo concuerda. Una variante es decir que estuviste llorando, pero eso puede traer más preguntas que no querrás inventar volado.
  • Tuve una mala noche. Le puedes atribuir al insomnio el letargo de la volada, pero debes ocultar esa sonrisa producida por la buena Hierba.
  • Lo siento estoy con la mente en otro lado. Técnicamente es verdad, pero los demás lo atribuirán a otras razones que te tienen en otra frecuencia
  • No me siento muy bien. Los síntomas de un resfrío común sirven para ocultar un rostro decaído causado por la Ganjah y lo divertido es que en realidad nunca te habías sentido mejor en la jornada laboral. También puedes decir que estás bajo los efectos de tu “medicina”.
  • Lo siento, estoy concentrado en esto. Para los que usan el para aumentar la productividad esta excusa resultar real. Podemos abstraernos de nuestro entorno mientras nos enfocamos en lo que estamos haciendo desde una perspectiva elevada.

Espero que estas técnicas te sean de utilidad si tienes la intención de volar en el trabajo, aunque siempre será mejor disfrutar la Marihuana en un ambiente relajado y controlado. Si tomaste el riesgo y las circunstancias requieren que interrumpas el vuelo, puedes usar las técnicas para salir de la pálida en caso de querer bajar rápidamente.

En mi experiencia he tenido la suerte que las pocas veces que me han pillado “arriba” ha sido libre de consecuencias y esto ha pasado porque de mil veces que lo intentas aumentas las posibilidades que alguien se de cuenta.

Que opinas?