Ese día, después del desayhumo, esperé a Bongazo para ir a la , así que fumamos unos gravs y partimos, pero se nos hizo tarde para llegar al punto de encuentro, así que al no saber el recorrido, preferimos esperar cerca del lugar de llegada en el Parque Forestal. Caminamos en dirección en donde creíamos que estaría el escenario y de a poco comenzamos a ver a varias personas instalándose en el parque para vender comida y productos con weed. Me llamó la atención un puesto que vendía queques mágicos, así que compre algunos para comerlos ahí mismo. El puesto de al lado tenía aceites de cannábis y pequeños frascos con concentrados de macoña para terapias. Seguimos nuestro camino y nos subimos a un puente para intentar ver por donde vendría la gente que marchaba, pero tuvimos que esperar un rato, así que para matar el tiempo grabé a una linda fumona que también esperaba el comienzo del evento.

GIF

Bongazo enroló, fumamos y nos motivamos a ir a buscar la marcha. El queque mágico ya comenzaba a hacer sus cuando una gran masa de gente empezaba a formarse a la distancia. Fue algo paulatino como se fue llenando el parque e impresionante como seguía llegando más y más gente sin parar. Todos muy relajados, todos muy volados. Después de caminar en las nubes por un rato finalmente nos habíamos reunido con la mayor manifestación por el de Latinoamérica, así que era tiempo de pasarlo bien.

GIF

Seguimos el flujo de buenos humos y nos encontramos con una banda que se había instalado en un costado del parque; un saxo, , bajo y batería, para una presentación de guerrilla. Nos sentamos a escuchar y fumar, mientras la banda hipnotizaba con sonidos psicodélicos a la elevada audiencia que iba pasando. Una buena mezcla de música, que me hizo recordar los años más trippy de Santana. Bueno la banda creo que se llama Secadélica y encontraron un público ideal ese día. Seguimos caminando por el parque y los puestos de ventas de productos cannábicos se multiplicaron, ahora había leche verde, panqueques cannábicos, galletas, cremas, aceites, jabones y claro semillas, muy baratas y sin otro etiquetado que la cara del gran Bob Marley. El parque seguía llenándose y mientras nos sentábamos a encender otro joint pudimos ver las calles llenas de fumonas y fumetas que seguían llegando sin parar. Bongazo se tuvo que ir, pero yo quería seguir buscando algo interesante para grabar, así que comí otro queque mágico y entré nuevamente en el mar de gente. Por todos los rincones del parque se podía ver miles de grupos de las más diversas voladas disfrutando el día perfecto para fumar al aire libre sin ser molestados.

GIF

La aglomeración de volados era tanta, que la corriente te llevaba y así llegué a un costado del escenario en donde la música mantenía prendidos a los apretujados fumetas. Logré avanzar un poco y grabé al mar de humeantes asistentes y seguí mi recorrido. Me encontré con un stand en donde vendían chocolate de weed y me dieron la bienvenida los amigos que conocí en el bus mágico, los Chocoweed. Su puesto era de los más elaborados y un oasis de espacio dentro del parque, así que me invitaron a pasar y me quede con ellos. Me dieron a probar una deliciosa  de maní de weed, tal vez lo más novedoso que vi ese día en términos de gastronomía cannábica. Mágicamente un gran joint comenzó a correr, así que volví a las nubes mientras veía los curiosos ojos rojos que llegaban a probar chocolate y mantequilla de maní de weed. El stand tenía vista al escenario, así que pude ver cuando Ana María Gazmuri se subió a hablar sobre como el está permitido en , los cultivadores de que han sido absueltos, los que siguen peleando y las organizaciones que están apoyando el autocultivo y el uso terapéutico del cannabis. Luego habló Nicolás Espinoza, presidente de Movimental; quienes estaban a cargo de la organización del gran evento. Se dieron los agradecimientos a todos los que habían hecho posible la marcha y la instalación del escenario, y yo pensaba lo difícil que es reunir a tantos amantes del Cannabis, pero que genial que cada vez sean más. El cierre del evento estuvo cargado de de la voz de Quique Neira, quien en su repertorio incluyo algunos temas de Gondwana y la tarde se pasó volando.

Se terminó la música del escenario pero eso no sería el final, porque mientras caminaba de vuelta a mi hogar me quedé un rato disfrutando el sonido de los tambores de una batucada circular que estaba por el centro del parque. En realidad había música por todos lados solo había que encontrarla. Seguí mi camino y veía como estaban rematando todos los productos de weed que quedaban mientras el mar de gente se disolvía en un atardecer rojizo, dejando atrás otra increíble, masiva y pacífica manifestación por la liberación del uso del Cannabis.

Que opinas?