Para que sepas más o menos el rumbo de tu volada, puedes pedir a quien te atienda, que te de las especificaciones de potencia según porcentaje de y de hibridación. Para los usuarios de más experimentados también hay variedades de Hachís para elegir. Y lo mejor de todo es que puedes fumar ahí mismo. Incluso tienen blunts ya enrolados, para cuando tengas la mente muy arriba como para seguir rolando. Tan solo en Amsterdam se pueden encontrar más de 250 Coffeeshops, o sea se puede hacer un gran tour cannábico, y claro también existen growshops y smartshops.

“The Bulldog es el Coffeeshop más famoso, desde 1975 volando humanos”

Pero regresemos a la experiencia de ir a los coffeeshops. La mayoría de estos cafés, están ambientados al estilo de pubs, pero no está permitida la venta de alcohol , pero puedes acompañar tu cañito con jugo de frutas natural, infusiones de yerba, té, leche o con un café. Y para los que gustan de volar comiendo, también hay brownies y galletas (y otras preparaciones dependiendo del coffe), con la información del porcentaje de THC y dosificación recomendada. Para que pases la volada de manera entretenida, hay coffeeshops que tienen mesas de pool, ajedrez, cartas, y pantallas para pasar la volada visualmente. Y para llevar, también puedes comprar hasta 5 gramos de y lo que quieras de comida.  Incluso venden honguitos mágicos.  Dependiendo del coffeshop la venta de Cannabis puede ser por peso y en otros por valor. Los que venden por peso, lo hacen por gramo y los que venden por valor, en el menú aparece el gramaje que varía según las variedades, y el precio es de aproximadamente 20 euros.

Buenos humos en el Bull Dog.

Los inicios de los coffeshops se remontan a los finales de los 60, en plena época de la paz y amor. Mientras las autoridades estaban preocupadas del tráfico de heroína y cocaína, dejaron de lado al Cannabis y partir de esto, los holandeses voladores comenzaron a reunirse a fumar clandestínamente, hasta que la venta se convirtió en algo lícito. Pero algunos se adelantaron a sus tiempos abriendo los primeros coffeeshops. Hay una discusión frente a cual fue el primer coffeeshop en establecerse, algunos dicen que fue el Mellow Yellow a principios de los 70’ y otros dicen que fue el Sarasani en el 68` en la ciudad de Utrech. El Sarasani aún sigue funcionando y es considerado un templo por los conocedores de la cultura del Cannabis. The Melkweg y Rusland fueron otros pioneros más.  Wernard Bruining que fue uno de los pioneros, vendiendo marihuana en su Coffee Mellow Yellow. Cuyo nombre proviene de una canción hippie que habla sobre como se puede fumar cáscara de plátano cuando falta hierba. Bueno la cosa es que en un local que siguió los pasos del Mellow Yellow, se dio la coincidencia que también servían café y por eso se adoptó el término Coffeeshop.

A relajarse un momento.

“En LA MAYORÍA DE ESTOS CAFÉS,  PUEDES ACOMPAÑAR TU CAÑITO CON JUGO DE FRUTAS NATURAL, INFUSIONES DE YERBA, TÉ O UN buen CAFÉ”

En 1976 se dieron los primeros pasos para la descriminalización del Cannabis. La ley cambió e hizo que la posesión de hasta 30 gramos ya no fuese un delito. Los Coffeeshops se mantuvieron de forma ilegal hasta 1980, aunque de todos modos siguieron prosperando y multiplicándose. En los 90’s se consideró que Amsterdam tenía demasiados coffeeshops y que algunos vendían drogas duras. La presión internacional decretó que se debían tomar medidas drásticas. Mientras tanto, algunos de los mejores coffee shops se organizaron en un colectivo llamado BCD (Bond Van Cannabis Detaillisten). Después de discutir los puntos en conflicto, se llegó a un acuerdo en el consejo de la ciudad, que benefició a los miembros del BCD.
“El mítico Sarasani”, un lugar para volar.

En 1995 se determinó que el numero de coffeeshops debería ser reducido, clausurando a muchos que estaban implicados con actividades ilegales, finalmente se permitió a los coffeeshops seguir funcionando con un pequeño sticker blanco y verde que que tienen licencia para vender Cannabis.

Las políticas sobre drogas siguen cambiando con el tiempo, pero la manera en que se organizaron los dueños de los Coffeeshops, ha permitido que se mantengan abiertos. Un buen ejemplo de cómo la unión hace la fuerza. Por lo que tengo entendido, los holandeses al tener esta opción de consumo, saben disfrutar este privilegio sin excesos.
Puedes buscar el que más se acomode a tu volada.

Que opinas?