S
i la usas con fines medicinales, en ese caso la cantidad y la forma de consumo debe ser entregada un experto en el tema que sepa perfectamente los resultados que se buscan por medio del tratamiento con .
Hay quienes llevan gran parte de su vida fumando (o consumiendo de otras formas) Marihuana y han sabido adecuar los estados elevados de conciencia con las responsabilidades del día a día. Pero para saber cuanto y cuando puedes quemar para no afectar negativamente tu vida, es normal probar los límites hasta darnos cuenta como la Weed influye en nosotros.
Nadie tiene la verdad absoluta, pero a partir de mi experiencia como consumidor de Cannabis por más de 8 años, contando desde que fumo de forma diaria, aunque con algunas pausas por ahí, he sacado algunas conclusiones que pueden ser útiles para quienes han enfrentado situaciones complejas por sus hábitos de consumo.
Después de pasar por todo el proceso de conocer los estados mentales a los que te lleva la Weed, existe un momento en que ha dejado de ser una novedad y es tiempo de ver si la Ganjah sigue siendo algo positivo para ti. Claro que es genial ver el mundo a través de los ojos de nuestra planta sagrada, todo parece más vivo, más buena onda y más relajado, pero como con cualquier sustancia, cuando abusas de ella, inevitablemente la vas a asociar con malas experiencias.
Algunos consejos prácticos que he podido concluir para mantener un estilo de vida cannábico en equilibrio son:
  • Es muy importante saber el tipo de  que consumes, porque dependiendo de su hibridación (índica, o rudelaris), puede activar como también deprimir tu sistema nervioso. Es posible que te haya pasado que lo estabas pasando bien en una fiesta y alguien te invitó a fumar algo que te dejó loco, y quedaste sin poder compartir como querías. En esos casos es mejor quemar con precaución. Si quieres bajar de las nubes, lo mejor es comer alimentos altos en grasas, como quesos y chocolates.
  • Si hay algo que requiere tu atención, como estudiar para una prueba, un examen o algún que estés desarrollando, es mejor dejar ese cañito como premio para después. Hay casos, como por ejemplo en el área del , que es posible trabajar mientras se vuela, pero eso es algo que debes comprobar por ti mismo, porque no funciona igual para todos, y lo digo porque esto lo escribí ligeramente volado.
  • Ser responsable frente a los niños y animales, es verdad que se puede interactuar con ellos bajo los del Cannabis, pero si estamos a cargo de pequeños, es mejor mantenerse sobrios hasta que no nos necesiten o por lo menos no ultra volados, no es para nada buena onda afrontar una emergencia sin poder reaccionar, de hecho es muy probable que se te pase de una la volada, pero es preferible estar aterrizado para esos casos. Siempre habrá otro momento y mejor para elevarse.
Hay que buscar el momento ideal para subir.
  • La interacción social se dificulta cuando estamos elevados, si no eres un fumador experimentado, es probable que pases una mala volada tratando de convivir con los no volados, mejor guarda esa Weed para compartirla en un momento tranquilo, para que nadie te haga pasar un mal rato.
  • Las personas que sufren de depresión o condiciones similares, deben ser aún más responsables con la marihuana que consumen. La paranoia suele ser uno de los efectos negativos que se le atribuye a la Cannabis, pero la verdad, según mi visión, es que al aumentar la percepción de tus sentidos, también tiene un efecto en tu percepción de la realidad, y si tienes miedo, es muy probable que este pueda exacerbarse.
  • Y el último consejo va para los cultivadores primerizos, hay una regla que dice, si tienes mucha, vas a fumar mucho. Es normal después de la cosecha enrolar unos pernos brutales y quemar sin parar, pero llega un punto en que parece que cada vez necesitas más para volar, o incluso sientes que ya no te vuelas como antes. La solución es simple, empieza a aprovechar mejor las voladas guardándolas para momentos especiales. Disfrutando de diversas variedades también puedes conseguir el efecto deseado.
El Cannabis y la meditación son herramientas complementarias.
Según el gran Terrence Mckenna, el consumo ideal, es una vez por semana, en un cuarto oscuro y en soledad. Creo que esto es un poco extremo, pero este uso es para fines meditativos y espirituales, y no para la volada recreativa. La culturarastafari también inculca un uso del Cannabis en el sentido espiritual.

Hay infinidad de cosas que puedes disfrutar elevadamente, como hacer (sin riesgos), ver películas, disfrutar un buen bajón, reír con amigos, salir a pasear, jugar con tu perro…casi todo en realidad. A mi me gusta meditar mientras vuelo.

Espero que te sirvan estos consejos, se que podrían ser muchos más; como no te gastes la plata de las cuentas en Yerba, pero creo que con estos estamos Ok,  para que la Marihuana sea tu compañera y nunca tu enemiga.

2 Comentarios

Que opinas?